RAPIDITO SE FUE JESÚS CASTRUITA

Rapidito les cuento que guardo recuerdos de infancia muy gratos de cuando visitábamos al dibujante, pintor y caricaturista Chuy Castruita y su familia en la Ciudad de México, fue antes de que firmara como Castrux, cuando trabajaba en los Talleres Gráficos de la Nación y compartía anécdotas de su estancia en la escuela de Santa Teresa, en Laguna, con mi papá. Habían estudiado en la misma escuela, se volvieron a encontrar en lo que era el D.F. y de nuevo en los años 60 compartieron aventuras.

Los domingos íbamos a su casa, nos atendía Chuy y su esposa Carmen, jugábamos con Chuy hijo, que luego sería artista y falleció antes de tiempo; y Carmelita. Rapidito les cuento que en una ocasión viajamos juntos en una camioneta que tenía mi papá, fuimos las dos familias a Acapulco y la pasamos muy bien.

Chuy hacía dibujos y chistes con facilidad. Cuando tuve la Galería de Arte “Argos” le invité a exponer, “uno de estos días, cuando regrese a Torreón…” me dijo, nunca se concretó la idea.

Creo que nunca recibió en San Pedro el reconocimiento merecido, tampoco en Torreón, fue decano de los caricaturistas en México, ilustró las páginas de libros, revistas, periódicos, fue ejemplo de crítica seria y divertida, un monero realista y acertado observador de costumbres en la política nacional.

Rapidito les digo que ahora Castrux platica en estos momentos a gusto con su hijo Chuy, los dos dibujan en el cielo y descansan en paz.

Ya me fui, me llaman a cenar y a seguir recordando, fueron tiempos felices y de aprendizaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s