LA NOBLEZA DEL ARTE

Es mi colaboración con la revista digital Metrópolis, de este mes.

Lamentablemente tengo muchos ejemplos de amigos, personas conocidas y gente que conocí por su trayectoria, que están partiendo de este mundo durante la pandemia cruel y trágica del Covid-19.

Afortunadamente tengo ejemplos de momentos del ser humano donde como especie, he visto, que tenemos remedio. El arte es noble, ayuda a curar las heridas por la pérdida inesperada, triste, muy triste, de seres queridos, los que seguimos aquí lamentamos que los que partieron inesperada y dolorosamente, no hayan tenido esa despedida que merecían, rodeados de sus seres queridos y los deudos lamentan que no pudieron despedir honorablemente a sus parientes y amigos.


Los deudos han esperado con paciencia, dolor y oraciones, que los tiempos mejoraran para organizar, de alguna forma, esa despedida que merecen sus pérdidas…pero no ha llegado ese tiempo, lo que tenemos a 20 meses de distancia de las primeras noticias, es una ola más cruel y mortífera que la original. Ahora mueren nuestros jóvenes y niños.

Pero la capacidad de resistencia del ser humano es grande y aún es más notable su capacidad para creer en el futuro, aunque duela intensamente el presente.


Solos dos ejemplos de esto que escribo. El jueves, la familia biológica y la familia ampliada de la maestra Alicia Pons, se reunió en el bellísimo teatro “Isauro Martínez” para recordar a la mamá, esposa, amiga, colega, que es una institución en la enseñanza vocal de La Laguna. Toda la Academia Superior de Música estuvo ahí.

La Maestra Natalia Riazanova dirigió la orquesta, los coros fueron dirigidos por el Maestro Héctor Irigoyen y los artistas en escena fueron ex alumnos, parientes y amigos de la familia Irigoyen Pons.


Antes, Alicia y Pris, las hijas agradecidas y humanistas del matrimonio Irigoyen Pons, habían convocado públicamente a quienes desearan participar en este merecido homenaje, justo a un año de la partida de la Maestra Alicia, en un episodio muy triste de la familia.

Para el concierto Pris portó un vestido que compraron sus papás para sus apariciones en el coro y para cuando, había dicho la maestra Alicia, cuando hiciera su debut como solista.

El otro ejemplo se desarrolló en un jardín de Ciudad Lerdo, en la Fundación “José Santos Valdés” fue para recordar, honrar y reconocer la trayectoria en el magisterio, la promotoría y la gestión cultural de un matrimonio que llegó, se dijo, solo a La Laguna y que aquí formó una gran familia con sus hijas Talia e Isolda, sus nietos, sus alumnos, sus compañeros de trabajo, sus amigos de la línea de batalla política, sus colegas promotores de cultura.

Fue el sábado 21 de agosto de 2021, un homenaje muy emotivo, donde todos contuvieron las lágrimas durante casi dos horas, donde todos recordaron a los profesores Gabriel Castillo Domínguez y Margarita Martínez Pérez, las canciones que gustaban escuchar en las reuniones, sus luchas, sus logros, sus sueños, su vida familiar rodeada de hijas, yernos y nietos, sus comidas en casa rodeados de amigos, muchos amigos…


En los dos homenaje hubo música, mucha buena música, arte de gran calidad y almas en sintonía…

El arte sana heridas, ayuda a que seamos más humanos, a que aún en la tormenta podamos sonreír, voltear al lado y encontrar a otro ser humano que sonríe en la adversidad.

Los maestros Gabriel, Alicia, Margarita… y muchos, muchos más… se fueron, están pariendo, en una pesadilla que se prolonga, los que seguimos aquí los recordamos con un apretón de mano al viento, con una sonrisa, con una canción que nos ayuda a seguir adelante, a honrar con nuestro trabajo a la labor que hicieron muy bien en esta vida la maestra Alicia en su Academia de Música que se revitaliza con la llegada de nuevos profesores; el profesor Gabriel en el Centro Cultural y Educativo “José Santos Valdés”, que desde el sábado 21 de agosto se llama “Maestro Gabriel Castillo” y que en septiembre abre sus puertas para ofrecer un sin fin de actividades culturales y artísticas y la Maestra Margarita fue líder de muchas batallas feministas, de promotoría de la lectura, de bibliotecas sanas y templos del saber humano, de ese saber que reúne a las personas para agradecer el trabajo de los que sin dudarlo cantaron y bailaron en su intento por ser felices.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s