-AGENDA CULTURAL- LA DANZA DE CABALLITOS

Es mi colaboración semanal en Milenio Laguna con mi columna Agenda Cultural; una reflexión spobre el folklore a propósito de la Danza de Caballitos en el Pueblo Mágico de Viesca, Coahuila. Estaré atento a sus comentarios.

“La Danza de Caballitos” es un ejemplo de permanencia a través de los siglos de histrorias, leyendas, costumbres y signos de identidad. Es la danza por excelencia de Viesca, Coahuila, su origen se pierde en el tiempo y se conocen varias versiones de su llegada al paraje del Álamo, hoy Viesca, en 1731 con los primeros descendientes de taxcaltecas que eran vecinos de Santa María de las Parras y decidieron separarse para fundar una nueva población y aprovechar la riqueza de los manantiales, en especial del Juan Guerra.


Para algunos la danza llegó con los primeros pobladores, para otros fue hasta la sergunda parte del siglo XIX que quizá algunos antiguos habitantes de Fresnillo, Zacatecas trajeron esta conmemoración de viejas batallas de moros contra cristianos en el Alto Medievo al sur de la península ibérica.


En todo caso, la danza es una conmemoración de la reconquista cristiana que fue arrebatando territorios a los moros y desde los remotos campos de estrellas -Compostela- en Galicia, fue avanzando hasta llegar al Mediterráneo, siempre con la imagen del Señor de Santiago en sus estandartes. Santiago, el Matamoros, el símbolo de la cristiandad contra los infieles musulmanes, por supuesto los musulmanes luchaban contra los infieles cristianos.


Los dos ejércitos enfrentados a ritmo de violin y tambora, de sones que contagian y anuncia la fiesta patronal, en este caso, el 25 de julio de cada año., en la celebfracion del apostol Santiago, llamado originalmente Jacobo, el amigo de Jesús de Nazareth, cuyo cadáver fue llevado hasta la cercanía de Finisterre y descubierto varios siglos después por cristianos que hicieron de su tumba el primer gran sitio de peregrinaje después de Roma y Jerusalem durante el Medievo.


Lo cierto es que la familia Aguírre Díaz tomó la responsabilid de dar continuidad a la conmemoración del Señor Matamoros con la Daza de Caballitos, de ejércitos enfrentados en el arte. 


Ahora la familia Aguírre y la Casa de la Cultura de Viesca tienen grupos de danza de Caballitos, una costumbre que ha permanecido en el tiempo y que seguirá porque hay niños que son parte de esa tradición y ahora se suma la Universidad Autónoma de Coahuila que presentó la semana pasada una versión estilizada, como es formal en un Ballet Folklórico, que además surge en la academia, en el departamento de Difusión Culturtal de la Unidad Torreón, casi bailes derviches con el Ballet Folklórico “Xochiquetzalli”.


Ese es el camino del folklore.


La fiesta popular dicta la existencia de los bailes, de las danzas, de los cantos, de los sones, en este caso. Los que tienen el poder pueden decir que está y que no está permitido, Pero el pueblo, lo atestiguan los bailes populares retratados por Pieter Brughel, el pintor nórdico renacentista, baila lo que quiere, expresa lo que necesita, compone las coreografías que puede bailar y lo hace con felicidad.


Así, llegan a nuestros días las danzas de caballitos que se bailan en varias partes de México, como Viesca, Ciudad Mante Tamaulipas; Río Grande, Zacatecas; en Mier y Noriega, Nuevo León; la región Pame, San Luis Potosí. Y hay otro caballito, el de Tata Vicente, solista en el Petén, Guatemala.


El folklore regional, cuando es honesto, real y está vivio, es profundamente universal, el ejemplo de Río Grande, donde probablemente hacia 1841 se originó esta representación de la batalla de Clavijo, sucedida, según se cree, hacia 844, con el Rey Ramiro I de Asturias, con el general Sánchez Fernández a la cabeza contra los musulmanes en La Rioja.


Se dice que el Apostol Santiago guió a los cristianos en esta batalla que fue el inicio de la reconquista.


Lo que me llama la atención en estos días es la forma en que una danza que pierde su origen en la oscuridad de las fiestas populares, es la forma en que aún sin conocer los detalles, el pueblo cree, difunde, reproduce, promueve y se siente orgulloso de sus tradiciones.

Larga vida a la Danza de Caballitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s