-METRÓPOLIS- VIVIR EN LA CULTURA VIRTUAL

Torreón, Coah., sábado 24, julio 2021. Es mi colaboración en la revista digital “Metrópolis”, una reflexión sobre la incertidumbre constante de los tiempos que vivimos. Estaré atento a sus comentarios.

No es el momento de asistir a lugares cerrados, tampoco de viajar a sitios públicos… todos estamos cansados de encierros, de aislamientos parciales, de la imposibilidad de regresar a la vida de antes de 2020; los riesgos son muchos y nos negamos a aceptar, por conveniencia existencial, que la realidad virtual llegó para dictar nuestra vida, al menos por algunos meses más.

La cultura se ha visto afectada por esta pandemia, en su totalidad porque es la vida misma. La tercera ola del Covid-19 no es un rumor, tampoco es inofensiva y solo afectará a unos cuantos, no es verdad, es una amenaza real.El Covid-19 mata a las personas y las que sobreviven a la infección quedarán afectadas de muchas formas.

Como especie no estamos actuando asertivamente, la humildad humanista que suponíamos surgiría en la era post-pandemia solo fue una ilusión, estamos igual o peor que antes de diciembre de 2019, sumergidos en un capitalismo salvaje y la ausencia de alternativas reales en otro tipo de regímenes con nombres distintos.

Seguimos arriesgándonos al asistir a estadios repletos de aficionados al futbol y al beisbol, en países como Estados Unidos de América, Israel o islas como Malta, han dejado de lado los cubrebocas en una actitud suicida y los eurtopeos salen a la calle en demanda de una libertad ilusoria. Enmedio de esta pandemia está la cultura que lucha por adaptarse, que sueña por existir con medidas responsables en espacios abiertos, cerrados, virtuales, como sea para sobrevivir y apoyar a la resiliencia humana.No sabemos qué pasará mañana.

Si nos quedamos en casa pareciera que no deseamos apoyar la reactivación económica, social o cultural, si salimos arriesgamos nuestra salud y arriesgamos la salud de otros, aún si nos conducimos con toda la precaución a nuestro alcance.¿Ir al cine? ¿asistir a los juegos del beisbol? ¿participar en fiestas masivas? ¿Nos aferramos a seguir trabajando en casa? ¿Cuántos tienen esa posibilidad?La cultura, y todo lo demás,  ha cambiado irermediablemente, no sabemos cómo, cuándo, vamos a salir de esta pesadilla; mientras tanto hay que leer, intercambiar opiniones, conocer las opiniones de otros, de los científicos, podemos asistir de forma virtual, si tenemos acceso a medios electrónicos y hasta donde podamos, ser parte de esta nueva forma cultural aislada, virtual, rara…

¿Qué sigue?Parecía que el cubrebocas, el aseo personal constante, la limpieza permanente en los hogares, oficinas, mercados… eran suficiente para evitar más riesgos de contagios… pero nadie la última palabra, hay nuevas cepas del Covid-.19, nuevos misterios, nuevas soluciones, aunque sean parciales…Los actores culturales han hecho todo lo que pueden, algunos mucho más, han seguido trabajando con las uñas, sin presupuestos, o con presupuestos mínimos, su trabajo lo realizan en islas de esperanza.


Los festivales de cultura siguen, los concursos también, llegó el verano y algunos se animaron a tener actividades presenciales, otros lo están haciendo de forma virtual, o híbrida, están manejando nuevas formas de comunicación, tienen otros lenguajes visuales que transmiten como pueden.También hay teatros que han abierto sus puertas a aforos limitados y con medidas sanitarias,pero no ha sido suficiente para frenar la expansión de nuevas formas del virus que ha cambiado al mundo.

¿Qué nos falta como especie?Más solidridad con los que menos tienen, más humildad ante la agresividad del enemigo invisible, más prevención, más compromiso social para ser parte de ejércitos que combatan con más que entusiasmo al Coronavirus.Hay muchos sectores sociales en peligro o definitivamente enmedio del huracán existencial, en pobreza extrema que comenzarán a salir a la calle a pedir comida y comprensión. Hay intentos por ayudar a los otros, hay buenas voluntades que se están organizando en redes de todos tipos.La cultura no está sola, aislada, olvidada, es una herramienta social que nos ayudará a salir de esta enorme crisis.¿Qué hacemos? somos seres gregarios, no podemois seguir aislados y con miedo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s