MUNDACA, EL PIRATA QUE MURIÓ DE AMOR

(Redacción) domingo 14, febrero, 2021. Los piratas en ocasiones pierden la cabeza…por amor. Fermín Mundaca de Marecheaga, el corsario español, fue uno de ellos. En el siglo XIX fue acusado de traficar con esclavos y se refugió en el sur de Isla Mujeres donde construyó una hacienda y… se enamoró de una hermosa mujer…

Hoy es Día del Amor, el día perfecto para recordar una extraña historia de desamor.

Mundaca era capaz de enfrentarse a cualquier enemigo que intentara robarse su tesoro, pero incapaz de no someterse ante los encantos de su amada “trigueña”, la hermosa mujer de la isla por la que el pirata enloqueció de amor.

En el Caribe se dice que el pirata se refugió en Isla Mujeres después de haber enfrentado a sus adversarios, y cuando ya había acumulado una considerable fortuna durante sus viajes.

Su llegada a Isla Mujeres sería un momento clave en su vida, el pirata cayó ante los encantos de Martiniana Gómez Pantoja, a quién llamó “la trigueña”, una mujer de cabello largo y ondulado, esbelta, de ojos verdes y piel bronceada por el sol del Caribe, de ahí su apodo.

Mundaca, vagaba por las playas de Isla Mujeres en las noches hasta el poblado donde vivía su amada, la contemplaba de lejos; muchos lo escuchaban llorar en el jardín que él mismo hizo para su trigueña.

El pirata en su locura por amor talló puertas y bancas con su nombre en la hacienda y grabó en una piedra sepulcral con los símbolos del pirata, la calavera con los huesos cruzados, y acompañado de la frase: “Lo que tú eres yo fui… Lo que yo soy luego serás”.

Años después, Mundaca abandonó la isla al ver que su amada se había casado con otro hombre de Isla Mujeres con quien procreó varios hijos. Se cree que el pirata murió hacia 1880, en la ciudad de Mérida, Yucatán, donde lo vieron deambular repitiendo “vivir sin amor no es vivir”.

Se cuenta que volvió aal mar como corsrio y encalló en una isla maldita, quedó en un barco sin tiempo, regresó  a Isla Mujeres, pero su hacienda estaba abandonada y su amada, ya había fallecido 30 años antes.

A Mundaca lo han visto a bordo de su Galeón Español junto a otros piratas navegando por las costas de Quintana Roo y lo escuchan llorar por su trigueña, pocos saben que está en el mismo barco desde hace más de cien años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s