CASA ESTUDIO GARCÍA MÁRQUEZ

“Sin los recuerdos que me inspiró México nunca podría haber escrito Cien años de soledad” decía Gabrierl García Márquez a sus amigos.

(Redacción) domingo 7, febrero 2021. El escritor de Aracataca, Colombia, Gabriel García Mñárquez, llegó a México en 1961, vivió en la calle La Loma #19, San Ángel, Ciudad de México, ahí escribió su célebre “Cien Años de Soledad“, un manuscrito de 700 páginas que fue publicado por Editorial Sudamericana y que medio siglo después tiene más de 47 millones de copias, ha sido traducido a 45 idiomas, Netflix le dará aún más fama y le fue el inicio de una extraordinaria vida de éxitos literarios.

La Casa era de Luis Coudurier, funcionario de gobierno que tuvo toda la paciencia para esperar la renta de Mercedes Barcha, la esposa de Gabo y que en 2005 cumplirá su palabra, a través de su hija Laura, de donar la casa a García Márquez.

Hoy la Fundación para las letras Mexicanas la convirtió en la Casa Estudio García Márquez para la formación de escritores. La casa cuenta con tres recámaraas en la planta superior, en la planta principal tiene una cocina, una biblioteca, una amplia sala comedor y un estudio. La Casa Estudio contará con sala de conferecias, sala de controles y una vida cultural intensa, está a cargo del traductor, ensayista y escritor de Tamazula, Durango Geney Beltrán, que contará conel apoyo del escritor Juan Villoro.

García Márquez, autor también de libros de cuentos y novelas como “La Hojarasca“, “Los Funerales de Mamá Grande” y “El Coronel no tiene qien le escriba“, vivió después en la calle Fuego #144 d Jardínes del Pedragal, en San Ángel, ahí recibió en 1982, la noticia de que había obtenido el Premio Nobel de Literatura, ahí murió a los 87 años de edad, en 2014, seis años antes que su amada Mercedes, quien al morir, en 202, tenía 87 años.

Gabriel García Márquez llegó a tener casas en México y Colombia, a escribir elegantemente en computadoras diseñadas especialmente para él, a tener el climas perfecto en su estudio, a viajar y disfrutar de la vida, pero sus mejores años fueron, sin dunda, los que pasó con Mercedes y sus hijos Rodrigo y Gonzalo, con penurias económicas, fiebre creadora, renuncia a su trabajo formal y la compañía del coronel Aureliano Buendía, la casa de la calle La Loma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s