-AGENDA CULTURAL- CUENTAS DIGITALES

Es mi colaboración en Milenio digital. Estaré atento a sus comerntarios.

Lo digital ha funcionado como recurso de emergencia ante el Covid-19.  Las instituciones culturales de los estados del Noreste están rindiendo cuentas de sus actividades en 2020, la mayoría de ellas durante la pandemia del Covid-19 y los resultados son positivos, pero no podemos convertirnos en una sociedad digital.

No al menos de forma permanente, porque somos seres gregarios, necesitamos convivir, estar en comunidad presencial y no solo de forma virtual.

He tratado de adaptarme y no me quedé en la banqueta de los apocalípticos, migré a plataformas digitales para dar cursos de historia del arte, participé con gusto en un encuentro virtual de periodismo cultural organizado por el FORCAN y mantengo alimentados todos los días mis redes sociales, pero esa no es forma de vivir plenamente; debemos luchar, ser disciplinados, hacer conciencia sobre la necesidad de combatir con razonamientos a la pandemia del Covid-19, esto no puede aceptarse como normal, esa es una frase de moda que carece de humanidad, no, esta no es la nueva normalidad, y si lo llegara a ser, estamos fritos, como los pescados de la presa de Las Tórtolas.

Es verdad que la imaginación es una herramienta sustancial para hacer civilización, pero también debe ir acompañada de una serie de acciones que equilibren nuestra relación social y la cultura es parte muy importante para buscar ese equilibrio. Se que lo primero es ver cómo funciona una sociedad vacunada contra el Covid-19 y luego estar pendiente de la forma, o las formas, en que se pueda normalizar la vida de las personas, sobre todo en las ciudades.

Porque la vida en estos días es irresponsable en buen grado. Afortunadamente la actividad cultural se ha mantenido en las redes sociales, o en algunos casos, como la Muestra de Teatro de Coahuila 2020, solo parcialmente presencial. Pero también veo con preocupación anuncios sobre actividades masivas en lugares cerrados. Eso no está bien. Ojalá que las personas encargadas de organizar, promover y realizar actividades culturales en la región y el país, actúen este 2021 con todas las precauciones posibles y no caer en la tentación que puede dar el inicio de la vacunación masiva en estados como Coahuila y Nuevo León.

Es un dilema, porque hemos visto que la mayoría de las personas relacionadas con la cultura, son independientes, emprendedores, están desprotegidos de la seguridad social, de un salario estable; el modelo que se tiene en este país mantiene al sector como un lujo y muchos creen que no comen y respiran de todos modos.

Se que no es un tema fácil, que toda acción, por mínima que parezca, trae consecuencias en ocasiones lamentables.  Si se cierran los teatros, se cierran los foros para los artistas autónomos, pero si se abren a funciones con cupos muy limitados, los costos rebasan con mucho los ingresos posible y si el estado patrocina al cien por ciento se tiene que hablar de prioridades en tiempos de pandemia. Ahora bien, ¿una sociedad cultural autosuficiente en este año de Covid-19? No lo creo posible.  Todas las cuentas topan con imponderables, estamos ante una situación que fue inédita hasta hace un año y que ha traído muchas consecuencias además de la sanitaria y una que tiene al sector cultural en la tablita del caos, es la crisis económica que ya existía, no lo vamos a negar, pero se hizo más crítica en los últimos 10 meses.

https://www.milenio.com/opinion/angel-reyna/agenda-cultural/cuentas-digitales

https://www.milenio.com/opinion/angel-reyna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s