LA LAGUNA MUSEO DE LA REVOLUCIÓN

En La Laguna se libraron combates que fueron decisivos para las luchas armadas de la Revolución Mexicana. Desde el levantamiento de la madrugada del 20 de noviembre de 1910, uno de los pocos que se dieron de forma simultánea en el país al llamado de Francisco I. Madero, hasta las incursiones de un Pancho Villa ya guerrillero contra el Ejército Constitucionalista de Venustiano Carranza, con la Toma de Torreón, y que fue parte de las Batallas de La Laguna en 1914.

Creo que es importante reflexionar sobre la importancia de la región en el desarrollo de la Revolución que inició combatiendo a Porfirio Díaz y terminó en un verdadero Aquelarre, tenemos que hacerlo antes de que acaben de tirar todos los vestigios de La Laguna de los primeros años del siglo pasado y se pueda rescatar lo que queda como una zona conurbada MUSEO DE LA REVOLUCIÓN.

El próximo lunes 20 de julio el Comité Cívico de Festejos Históricos colocará una ofrenda ante el busto de Pancho Villa en la alameda «Ignacio Zaragoza», será a las 9:00 horas. Una hora después el mismo Comité de historiadores acudirá a la Plaza de Ciudad Lerdo para colocar, junto con el Ayuntamiento de la Ciudad Jardín, una ofrenda floral ante el primer busto que se erigió en memoria del Centauro del Norte.

Dos actos aparentemente sencillos que, sin embargo, fortalecen la idea que tenemos muchos laguneros de la importancia sustancial que tuvo la región para Pancho Villa, la División del Norte, Felipe Ángeles, el periodista John Reed, Emilio Madero y algunos militares federales como el General Refugio Velasco, que defendió la plaza que alguna vez atacó el General de Matamoros, Benjamín Argumedo.

Todavía podemos salvar el fragmento de la barda perimetral de la antigua Fábrica La Esperanza, en Gómez Palacio, la ex hacienda de La Loma en Lerdo, la casa donde murió el coronel Epitacio Rea, conservar los vestigios de las rutas que siguieron los divisionarios comandados por Pancho Villa para la toma de Torreón, conservar y promover el Cerro de la Pila, su monumento a Villa y el homenaje que se merece el artillero Felipe Ángeles… valorar las estatuas a Villa y Ángeles en la entrada a Gómez Palacio…

En el ex hotel Salvador hospedó Pancho Villa, también desde su balcón saludó Venustiano Carranza, pero ya no están el Banco de Coahuila, donde se firmó el Pacto de Torreón entre representantes de Villa y Carranza, ni las lavanderías chinas de la avenida Juárez, no quedan restos de las huertas de los campesinos orientales en el oriente de la ciudad. El árbol que presenció la batalla entre los revolucionarios y el ejército el 20 de noviembre en el ahora bulevar Miguel Alemán Lerdo, está arrinconado, olvidado, por cierto esa plaza se llama «Revolución«.

Todavía es tiempo de honrar a Doroteo Arango, mejor conocido por la raza como Pancho Villa y a todos los que lucharon por un México mucho mejor que el que vivieron en 1910.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s