La vida ante la pandemia

En el regreso a la calle y en plena pandemia se cerraron playas en Florida, Estados Unidos, por la gran cantidad de basura que dejaron los paseantes en las playas. También se pusieron listones de prohibición en el territorio español de Ceuta al detectarse bañistas contaminados con Covid-19.


Es la realidad que muchos trataron de no prever al anunciarse «la nueva normalidad» en el mundo del Coronavirus.


El turismo es una actividad sustancial en la economía de países como España, Italia, Francia, Grecia o México y el Covid-19 no causó ningún impacto positivo en los usuarios de playas, parques y ciudades Patrimonio de la Humanidad.


Habrá que ver qué pasa en los museos cuando abran en México, o con los lugares naturales supuestamente protegidos y en peligro de perderse, como Las pozas y las dunas de yeso en Cuatro Ciénegas, Coahuila, el fragil equilibrio ambiental del Cañón de Fernández, en Lerdo Durango; los manglares de Quintana Roo donde se siguen construyendo hoteles; los muelles de la Riviera Maya que destruyen arrecifes de coral, o las ruinas de la antes poco accesible Machu-Pichu en Perú, donde se construye un aeropuerto para que los miles de turistas anuales no tengan que caminar.


El turismo masivo está de nuevo en la calle.
Y vuelven a estar en peligro sitios de interés histórico, cultural y turístico en el mundo como las pirámides de El Cairo, Egipto, amenzadas por las aguas residuales que se filtran a través del río Nilo; Xochimilco el bello humedal en la CdMx amenazado por el deterioro ambiental generado por la basura y los asentamientos humanos irregulares; o el saqueo al sitio con petrograbados en San Rafael de los Milagros, Coahuila.


Los humanos somos depredadores inútiles.
Destruimos sin necesidad alguna, como sucedió hace algunos años, cuando en una Semana Santa los asistentes a un concierto en Las Playitas, parte del humedal de Cuatro Ciénegas, casi acaban con el sitio al que inundaron de basura, lo mismo pasó en las yácatas de Tzintzuntzan, Michoacán un Día de Muertos.

Es una pena que el turismo masivo, ignorante e irresponsable  altere para mal las costumbres de sitios turísticos como Sayulita, Nayarit, que tiene las playas más contaminadas de México y destruya ecosistemas, muchas veces este tipo de turismo es una plaga que acaba con el destino turístico.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s